ALIMENTACIÓN CON FÓRMULA

Formula.jpg

Los beneficios de la lactancia materna superan, en todos los aspectos, la alimentación con fórmula. No existe un alimento que cumpla con todos los requerimientos de la alimentación del bebé como lo hace la leche materna.

La mayoría de las dificultades, y el abandono de la lactancia se producen por miedo y desinformación. Con paciencia y una buena asesoría las madres logran lactar a sus bebés sin dificultades.

A pesar de que reconocemos los beneficios de la lactancia, entendemos que en algunos casos se recurre a alimentación con fórmula. Proveemos aquí algunas recomendaciones para llevarla a cabo de la manera más segura posible.

En caso de querer alimentar a tu hijo con fórmula para bebés, debes tener en cuenta que los niños no pueden recibir leche entera de vaca antes del año de vida, su alta concentración de proteínas y la inmadurez del tracto gastrointestinal del niño hacen que no sea fácilmente digerible, pudiendo causar sangrado gastrointestinal con anemia y daño renal.

Los primeros 6 meses de vida se usan fórmulas de primera etapa, y desde los 6 meses hasta el año se usa la fórmula de segunda etapa. Después del primer año los niños pueden recibir leche de vaca entera descremada.

Escoger el tipo y la marca de la fórmula que va a recibir tu bebé depende de tus preferencias, tu presupuesto y las necesidades específicas que tiene tu hijo.

La mayoría de las fórmulas se producen a partir de la leche de vaca, con modificación en las proteínas y adición de otros componentes. Existen fórmulas que se producen a partir de la soya o el arroz.

Algunos niños requieren fórmulas especiales según sus necesidades médicas. La administración de estas fórmulas especiales debe ser siempre guiada por su pediatra.

 

 
 
PreparacionFormula (1).jpg
 

Preparación de la fórmula

  • En comparación con la leche materna, la leche de fórmula puede contaminarse fácilmente porque lo que durante el proceso de preparación debemos asegurarnos de tener las manos limpias y usar recipientes y utensilios bien lavados.

  • Algunas fórmulas vienen en forma líquida, listas para consumir, sin embargo casi siempre son más costosas.

  • A la hora de preparar la fórmula que viene en polvo debes primero leer las instrucciones para asegurarte cuales son las cantidades correctas. Algunas fórmulas se preparan mezclando una onza con una medida de polvo, otras requieren dos onzas por cada medida de polvo. Evita a toda costa dar fórmula más concentrada porque puedes generar deshidratación y alteraciones neurológicas en tu hijo. Por otro lado, la fórmula muy diluida puede generar desnutrición.

  • Mide la cantidad de agua necesaria en el tetero que vas a utilizar, posteriormente agrega el polvo y mezcla bien.

  • En caso de no tener agua potable, debes hervir el agua durante 5-10 minutos previo a su uso. 

  • Idealmente debes preparar solo la cantidad que el bebé va a consumir,  en caso de que no la consuma esta solo puede almacenarse en la nevera durante 24 horas, después de este tiempo debe ser desechada. Si la vas a calentar, debes hacerlo al baño maría y no en el microondas.

  • Prueba la temperatura de la formula dejando caer unas gotas en la parte interna de la muñeca.

 

PROCESO DE ALIMENTACIÓN

  • En el mercado existen diferentes tipos de biberones para la alimentación con fórmula. Estos deben ser preferiblemente de plástico.

  • El agujero en el chupo tiene diferentes tamaños lo que condiciona que tan rápido sale la leche. Idealmente la leche debe salir aproximadamente a una velocidad de una gota por segundo.

  • No debes administrar el biberón con el bebe completamente acostado, ni permitir que se quede dormido mientras chupa, esto puede generar infecciones de oído, y daño en los dientes cuando esté un poco mayor.

PreparacionFormula.jpg
 
 

CANTIDAD DE FÓRMULA Y HORARIO DE ALIMENTACIÓN

  • Durante los primeros días de vida, tu bebé deberá tomar aproximadamente 2-3 onzas cada toma.

  • Al final del primer mes debe tomar aproximadamente 4 onzas en cada toma. Después del primer mes, aumentamos una onza por toma por cada mes que cumpla el niño, hasta llegar a un máximo de 7-8 onzas. Usando este calculo, a los 3 meses estará tomando entre 5-6 onzas.

  • La alimentación debe ser inicialmente a demanda o cada 3 horas. Aproximadamente a los 3 meses de vida, el niño puede pasar 5-6 horas durante la noche, sin alimentarse porque tiene reserva suficiente para mantenerlo satisfecho.

  • Generalmente el niño nos indicará que está lleno o que tiene hambre, y en algunas tomas tomará más o menos de lo usual y establecerá los horarios según sus necesidades.

 
 

 
Hola Doctor