EXTRACCIÓN DE LECHE MATERNA

La extracción de leche puede hacerse manualmente o por medio de diferentes extractores que se consiguen en el mercado. Algunos funcionan mecánicamente y otros son eléctricos, tiene diferentes precios y beneficios. Asesórate bien antes de comprar uno para que se ajuste a tus necesidades. Los extractores que permiten la extracción de leche simultánea en ambos senos son mucho más prácticos y ahorran tiempo.

Si quieres hacerlo manualmente, primero debes lavarte bien las manos, luego colocar el pulgar sobre el seno y los dedos por debajo, aplicas presión, comprimiendo el seno entre dedos mientras los mueves lentamente hacia delante mientras haces presión contra la pared torácica. Rota frecuentemente la posición de los dedos en el seno para vaciar todo el seno.

La leche extraída debe almacenarse inicialmente en recipientes limpios.  A temperatura ambiente dura 4 horas, en la nevera 3 días y congelada dura 6 meses. En el mercado se consiguen bolsas en las cuales podemos congelar la leche materna. Es importante rotularla con la fecha en que fue extraída.

La extracción de leche es una alternativa muy valiosa para las madres hoy en día, ya que ayuda a mejorar la producción láctea, disminuye la congestión de los senos y permite guardar la cantidad de leche que el bebé no consume para uso en el futuro.

Cuando vaya a ser usada, debe descongelarse al baño maría, no hacerlo en el microondas. Administrarla a temperatura ambiente y evitar calentarla mucho porque puede perder sus propiedades.

La leche que ya fue descongelada no debe volver a congelarse.

 

 
 

Cuando el seno se vuelve incomodo y se siente lleno

  • A medida que la producción de leche aumenta, comenzarás a sentir los senos cargados, incluso pueden ser algo dolorosos.

  • La formación del vínculo entre la madre y el bebé está tan perfectamente coordinado, que esta sensación de llenura casi siempre coincide con el momento que el bebé tiene hambre o debe alimentarse.

  • Para calmar esa sensación, en primera instancia debes alimentar a tu bebé.

  • Masajea los senos de forma circular, iniciando desde la axila hasta el pezón, esto ayudará a que la leche fluya más fácilmente.

  • Si a pesar de que realizaste todas estas actividades el dolor y la sensación de llenura en los senos no mejora, intenta extraerte la leche manualmente o con un extractor.

  • Las compresas calientes sobre el seno pueden ayudar a aliviar un poco el dolor, y el flujo lácteo.

  • En algunos casos, cuando la leche no es extraída adecuadamente puede infectarse el tejido mamario. Esto es lo que conocemos como mastitis, en estos casos existe dolor extremo, enrojecimiento, fiebre y malestar general. Requiere atención médica inmediata.

 
 

 
 

Pezones agrietados y dolorosos

 
 

Aunque existen en el mercado diferentes productos para la aplicación en el pezón, lo mejor que podemos hacer es no aplicar cremas ni jabones. Lavarlos únicamente con agua.

Cuando existe una técnica inadecuada de lactancia, los pezones pueden comenzar a agrietarse e incluso sangrar.

No usar cobertores, y dejar al descubierto el mayor tiempo posible para que sanen más rápidamente. Es útil exprimir un poco de leche materna y aplicarlo en el pezón y la areola y dejar secar. La leche materna contiene factores que promueven la cicatrización de la zona.

 
 

 
 

Lactancia materna después de cirugías estéticas

 
 

Es seguro alimentar a tu bebé a pesar de que tengas implantes de silicona, esto no genera ningún cambio en la composición de la leche.

Después de la cirugía de reducción de mama, hay cierto grado de distorsión en la arquitectura mamaria, por lo que aunque es segura la lactancia debemos estar pendiente en que la producción de leche si sea la adecuada.  

 
 

 
Hola Doctor